Descripción:

“Montes de María cree en la vida a pesar de la muerte…Porque la vida es más fuerte que la muerte.”

La ruta por la vida es un camino compartido desde el no poder. A pie descalzo, desde la impotencia que genera la guerra de los poderosos. Desde la fragilidad escondida en una semilla. Acompañar la ruta de la vida es exhortar la creatividad comunitaria. Queremos, y sentimos que es un deber hacer escuchar la voz de los apabullados que han querido ser silenciados mediante el terror.

La ruta por la vida nos está reclamando una comunidad de artesanos por la vida que desde sus diversas prácticas y artes, busca la reconstrucción vital de aquellas personas y comunidades que han sido golpeadas por la violencia. Queremos en este esfuerzo reconciliador construir alternativas que ayuden a corregir el mapa montemariano de la guerra, reconstruyendo el mapa de la vida con cuatro exigencias muy concretas: Inteligencia, Sensibilidad, Profesionalismo y Eficacia.